jueves, 20 de julio de 2017

Miedo

Nunca había llegado a un punto tan oscuro a la hora de escribir, pero quizás sea la única medicina. Me encuentro tirado en la cama con dolores de panza por tercera semana consecutiva, con un erpes surgiendo en el mismo lugar de mi cara donde supo estar hace dos años (ese sí que fue un año jodido). Perdimos la obra social así que posiblemente por la mañana pida ir al médico, y va a ser después de muchos años en el hospital que más inseguridad me da.
Todo es debido al estrés, absolutamente todo. Desde abril de 2015 que simplemente no puedo manejar mis niveles de ansiedad y de nervios. Fui sacudido de más, fui desestabilidazo y despedazado. Comencé a tener temblores ante los nervios muy grandes, a padecer esta porquería que está naciendo en mi cara de nuevo y que me generó la mayor vergüenza de mi vida al salir a la calle.
Admito que me dejé destruir también. En vez de cortar por lo sano seguí depositando esperanzas en donde sólo recibía golpes y más golpes. Hoy sencillamente no puedo manejar mi depresión algunos días. Tampoco me culpo por estar igual que hace dos años, porque no es lo único que sigue igual. Aunque se quiera disimular lo contrario.
Habiendo abandonado mi carrera otra vez y con terror absoluto a mi futuro, cada noche se pasa por mi cabeza la idea de terminar con todo esto. Es constante, y va en aumento.
No sé cuánto más me va a durar esta locura, si es una locura o pasará a ser algo más serio. Mi timidez me bloquea para hablar del tema con cualquier persona que tenga cerca. Me gustaría hacerles saber a todos que quizás estén compartiendo sus últimos mensajes conmigo, su última posibilidad de verme, de hacerme sentir bien. Es muy difícil para mí hablar de esto con todos. Y por eso esto está acá. Porque con lágrimas en los ojos y a las cuatro de la mañana, te estoy pidiendo ayuda.

sábado, 17 de junio de 2017

Anticiparon un Tornado (2011)

Hoy no entiendo casi nada
De lo poco que entendía.
¿Será que está feo el día
O mi mente está agotada?
Ya no me es útil en nada
Ni tiene intención de serlo
Y más fácil que creerlo
Es hallarme compañía.

Soy un zen que necesita
Cinco minutos de caos
Y dibujar en el vaho
Una crisis infinita.
Porque lo que más me irrita
Es atarme a un prototipo
Tener fama de buen tipo
Y un alma de dinamita.

Soy lo que muy pocos dicen
Soy el centro del burujo
Pues ya caí en el embrujo
Mucho antes de que me hechicen.
Eso hizo que me deslice
Y me vuelva un precavido
Hoy prefiero ir escondido
Sin que algún brujo me pise.

Porque un día anticiparon
El peor de los tornados
Y en vez de haber avisado
Como insectos se fugaron.
El sueño que me inventaron
Va esfumándose en reversa
Y ahora defiendo sin fuerza
Lo poco que me dejaron.

Hoy tuve una historia mía
Que contar sobre altibajos
Pero me fui cabizbajo
Al notar que nadie oía.
Porque en esta algarabía
Ya no hay chances de entenderla
Y más fácil que creerla
Es hallarme compañía.

viernes, 2 de junio de 2017

Hoy toca hablar de ella

Ella es tan dulce, tan perfecta (para mí)
Que una imagen suya me traslada
Es un viaje de mi hogar a mil momentos
Que sólo ella puede capturar.

Porque es talento, puro talento
Y es inocencia, y es humildad.
Y por más que sus palabras sean de fuego
Siempre, pero siempre, van a ser sinceras.

Y es que yo no creo en nada, en realidad (solía hacerlo)
Pero sí creo en ella, en su convicción.
La admiro, me pierdo en sus ojos
Normales para todos, especiales para mí.

Ella es tan linda, tan perfecta (y real)
Que me inhibe y me da miedo.
Me hace soltar versos humillantes
Versos que no puedo decirle en la cara.

Porque la amo, en serio la amo.
Amo sus sueños, también sus dudas.
Quiero llevarla de la mano a su futuro
Y que no le falte nada, cariño jamás.

El coche pasó bajo la vía, aquella vez.
Me encontré pidiéndole un deseo al tren
Ahí entendí que quizás (solo quizás)
Por ella soy capaz de creer en cosas.

jueves, 25 de mayo de 2017

lunes, 22 de mayo de 2017

Al día

Otra vez caíste por error acá, ¿Qué tal? ¿Tenés ganas de saber qué anda pasando?.

Ya está muy claro que hay todo un mundo atrás de las dos pantallitas que nos conectan, y que se explora muy poco desde aquel incidente. Lamentablemente, es un tema que se volvió tabú para no alterar la aparente paz que tenemos. Nuestra conexión debía pasar por otro lado, debía reinventarse. Creo que está en el camino adecuado.

No voy a mentir, estoy mejor. Me gusta usar este espacio para armar los escándalos que mi cabeza retiene, pero últimamente no tengo motivos reales para ponerme mal. Siempre está la duda sobre si sé lo suficiente, sobre si me estás ocultando algo para no dañarme. Son sensaciones con las que convivo día a día y no creo que se curen en el corto plazo (me gustaría saber todo igual). Aún así, vengo disfrutando las pequeñas cosas que se comparten últimamente. Ojalá que todo lo que venga sólo mejore las cosas y no tire para atrás esto.

Ya sabés cómo proseguir. Vos nunca estuviste acá, nunca leíste esto. Cuidate, te deseo lo mejor siempre. Te quiero.

sábado, 25 de marzo de 2017

Sí, sos tóxica
Sí, sos una mierda.
Sí, me armaste mil veces y me revoleaste contra el piso rompiéndome en mil pedazos.
Sí, me usaste para sentirte mejor cuando lo necesitabas.
Sí, me admitiste que posiblemente no hay amor más puro que el mío pero lo vas a seguir buscando en otra gente.
En gente que va a pasar sin pena ni gloria, otra vez. Otra vez. Otra vez. Otra vez. Otra vez.

Ya leíste todo lo que querías leer.
Ahora vení y agarrame la mano
Que estoy cayendo. Al fondo, sí.
A donde no hay forma de volver.

Porque sea verdad o mentira toda la mierda que puedo tirar
Juntos crecimos, juntos caímos
Y juntos nos vamos a levantar.

El tiempo me va a dar la razón, sí.
Cuando tu cabecita termine de entender las cosas
Como fue entendiendo tantas otras que escribí
(Siempre tarde, nunca a tiempo).

Reaccioná, reuní las piezas
Pero no las revolees otra vez
CONSTRUÍ DESDE DONDE LO DEJASTE Y PROGRESÁ
QUE SE TERMINE ESTA BOLUDEZ
ESTIRADA POR AÑOS SIN NINGÚN SENTIDO.

Qué asco de poema, sí.

miércoles, 22 de marzo de 2017

...

Tu cabeza es un tornado. Pero no se habla del tema, no se puede tocar. Nunca.